Inicio»Querétaro»Perdiendo antes de empezar. Caso Colón, Querétaro.

Perdiendo antes de empezar. Caso Colón, Querétaro.

1
Compartido
Pinterest Google+

Julio Ligorría es un hombre de origen guatemalteco. Seguramente el nombre no le suena mucho, pero es un estratega de calado internacional. Si uno lo busca en la red se encontrará con una persona que ha sido retratada con múltiples líderes mundiales y que posee una experiencia holgada en diplomacia y estrategia electoral y política.

 

Justamente Ligorría tuvo a bien redactar un libro denominado «Estrategia Política», en el que plasma sus experiencias más significativas dentro de ese campo. El exembajador de Guatemala en EEUU complementa sus vivencia con una teoría muy bien detallada, que le permite al lector entender cuáles son las reglas básicas para implementar en una campaña electoral.

 

Saco a colación este interesante texto derivado del reciente arranque de campañas en el estado de Querétaro, concretamente en el municipio de Colón, demarcación que se distingue por su alto crecimiento en el campo industrial. Si uno visita la zona se percata del tremendo auge empresarial que hay en el lugar. Es impresionante.

 

Son diversos los competidores, no obstante hay uno en específico que llamó mi atención, pues parece como si el libro de Ligorría lo hubiese leído al revés. El aspirante Manuel Montes Hernández, que impulsa el Partido Revolucionario Institucional, ha venido cometiendo un error tras otro, fundamentalmente en lo que respecta a su equipo de trabajo. Pareciera que le apuestan a la derrota, pues la inexperiencia de los elementos que le acompañan en su campaña le han llevado a conflictos con proveedores y liderazgos de la región, pero de manera dramática con los medios de comunicación, que representan el mayor vínculo entre él y los probables votantes. Esto no puede suceder. Las buenas relaciones públicas son un elemento indispensable para la correcta fama del candidato.

 

En el trayecto de un año han quedado mal con muchos grupos de interés y de poder político, mismos que ya preparan el contraataque diario en estos 45 días de campaña.

 

El “sabio” equipo pretende ahorrar recurso económico de la precampaña y parte de la campaña, para aplicarlo durante el día de la jornada. Craso error. Ligorría explica que el factor económico siempre será una variable muy inflexible, puesto que se finito y se debe emplear en puntos muy estratégicos a lo largo del camino electoral, para posteriormente alcanzar un punto cúspide que debe coincidir con la inminente llegada del Día D. No se pueden meter de tajo billetes en un solo día; es arriesgado y da poca garantía de éxito.

 

¿En dónde está el centro de gravedad al que hace referencia Ligorría? Este centro es en donde se localiza al foco de la campaña: puede ser la propuesta, el candidato, el equipo, etc. No se logra ubicar aún, pero pareciera que el equipo lo pretende apuntalar en el recurso económico, que como ya explicamos, su aplicación debe ir aparejada con un calendario de actividades que permitan lograr un punto cúspide. No lo alcanzarán.

 

Referencias personales de Manuel Montes son positivas y variadas, pero su amenaza radica en el equipo que le rodea. Si no implementa un cambio drástico y a tiempo, poco podrá hacer para salvar esta campaña que empieza perdiendo.

DIEGO PARRA GARCÍA 

 

 

 

 

Entrada anterior

Niegan registros a candidatas de Morena en Corregidora, Jalpan de Serra, Ezequiel Montes y Pinal de Amoles, en Querétaro

Siguiente entrada

Margarita Zavala pide contrapesos frente a Morena en Cámara de Diputados