Inicio»Nacional»Encuesta: 8 de cada 10 ciudadanos quieren juicio para expresidentes y para AMLO.

Encuesta: 8 de cada 10 ciudadanos quieren juicio para expresidentes y para AMLO.

0
Compartido
Pinterest Google+

A días de que se lleve a cabo la primera consulta popular 2021, organizada para el INE, una encuesta de El Universal reveló que 89.2% de los mexicanos está a favor de que los expresidentes de México sean llevados a juicio, pero un 72.4% de los ciudadanos también considera que el presidente Andrés Manuel López Obrador debe ser investigado.

El estudio reveló además que 43.4% de las personas considera que es muy importante participar en la consulta popular que se llevará a cabo el próximo 1 de agosto, en la se preguntará a la ciudadanía si está de acuerdo o no con la posibilidad de abrir procesos penales contra actores políticos del pasado, incluyendo a expresidentes.

De acuerdo con la encuesta el 59% de las personas opina que no es necesario llevar a cabo la consulta, contra 38.5% que opina que sí.

¿Qué expresidentes y funcionarios deberían ser llevados a juicio e investigados?

En el ejercicio del diario se señala que al preguntar sobre los funcionario que se deben investigar, los más mencionados son los gobernadores (89.9%); los presidentes municipales (89.7%) y en tercer lugar los expresidentes de México, con 89.2%.

Al preguntar sobre actores específicos para investigar y enjuiciar, estos políticos fuero los mencionados

  • El 90.9% hizo mencionó a Carlos Salinas de Gortari.
  • El 90.4% a exgobernadores.
  • El 90.1% a diputados.
  • El 90% a jueces y senadores.
  • El 89.9% a Enrique Peña Nieto.
  • El 89.2% a Felipe Calderón.
  • El 88% a Vicente Fox.
  • El 87% a Ernesto Zedillo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador no quedó fuera de las opiniones, pues el 72.4% de los ciudadanos mencionó que el actual mandatario federal también debe ser investigado.

El Instituto Nacional Electoral (INE) organiza la consulta que se llevará a cabo el 1 de agosto y donde se instalarán 56,000 mesas receptoras para que la gente emita su voto. El ejercicio tendrá un costo aproximado de 528 millones de pesos.

La consulta es objeto de polémica pues mientras Morena la promueve como una consulta para “enjuiciar a los expresidentes”, mientras que algunos expertos constitucionalistas y organizaciones la ven como un “engaño”, debido a que la pregunta nada tiene que ver con eso.

En esta encuesta, los ciudadanos fueron cuestionados sobre qué tan entendible es la pregunta que aparecerá en las boletas impresas que se utilizarán en esta consulta . Y es que la Suprema Corte de la Justicia de la Nación (SCJN) determinó que ésta quedará formulada de la siguiente manera:

“¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminados a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

Para responder, las papeletas tendrán las opciones para marcar “Sí” o “No”.

Al respecto, el 70.9% de los entrevistados respondió que sí entiende el cuestionamiento que aparecerá impreso en la boleta; al comparar este resultado con una encuesta pasada elaborada por este mismo medio, el porcentaje de entendimiento disminuyó un 9.6%, pues en octubre 80.5% dijo que sí la entendía.

Durante la mesa de análisis, “La primera consulta ciudadana: ¿estímulo a la participación o decepción de un mecanismo?”, expertos consultados por Expansión concluyeron que sea cual sea el número de ciudadanos que participen en la consulta de este 1 de agosto, si sus resultados son vinculantes ( sólo si vota el 40% de los electores, o sea 37.2 millones ) y sin importar la respuesta, todo podrá ser utilizado políticamente por el presidente , principal promotor de este ejercicio consultivo.

 

Fuente: Expansión Política.

Entrada anterior

Servidores de la Nación protestan frente a Palacio Nacional; acusan corrupción interna

Siguiente entrada

Consulta popular, "una parodia al Estado de derecho": The Economist.