Inicio»Nacional»Fracturan a Morena desaseo y división

Fracturan a Morena desaseo y división

1
Compartido
Pinterest Google+

– A casi dos semanas de la elección, Morena vive la peor crisis de su corta historia por el desaseo en sus procesos internos.

Las rencillas provocadas por el cambio de dirigencia nacional, en octubre pasado, se multiplicaron con la designación de candidatos de todos los niveles, cambios de delegados, inadecuado manejo administrativo, exclusión de liderazgos y por diferencias en reformas legislativas.

Prácticamente en todos los estados el partido se encuentra fracturado, incluso en algunas entidades las sedes partidistas siguen tomadas por inconformes.

Las candidaturas a gobernadores, alcaldías y diputaciones federales y locales importantes pasaron por las manos del líder nacional, Mario Delgado, y de una Comisión Nacional de Elecciones designada por él.

El agandalle, señalan, está en la entrega de candidaturas a familiares de líderes o funcionarios, a personajes polémicos, sin militancia ni trabajo en el partido, a acusados de algún delito o a ex panistas y ex priistas.

Se dijo que los candidatos fueron seleccionados por encuestas; sin embargo, éstas no se dieron a conocer, ni siquiera a quienes participaron en ellas, lo que provocó acusaciones de opacidad y simulación.

El único sondeo que mostraron, ante la polémica generada, fue en el que salió ganadora Evelyn Salgado, quien sustituyó a su padre, Félix Salgado Macedonio, en la candidatura por el Gobierno de Guerrero.

“Las candidaturas, como si de monedas de cambio se tratase, fueron repartidas entre favorecedores políticos sin otorgarle la más ínfima importancia a las destacadas trayectorias de diversos actores políticos”, resumió el diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo, a quien la dirigencia morenista no le permitió buscar la reelección.

Entre los grupos beneficiados con la repartición de candidaturas está el de Gabriel García, coordinador de Programas para el Desarrollo del Gobierno federal, y entre los excluidos, el de Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional.

En Puebla, la entrega de candidaturas a cercanos a Delgado no sólo provocó una ola de impugnaciones, también la intervención del Gobernador, Miguel Barbosa, quien acusó de abuso al dirigente estatal de Morena, Edgar Garmendia, pues él se quedó con una posición a diputado local, haciéndose pasar por indígena.

“Las lista plurinominal de Morena, qué abuso, de verdad, nunca se ha visto lo que hoy se está testimoniando”, dijo el mandatario.

En Querétaro, las pugnas internas llevaron al partido a quedarse sin candidatos en cuatro de los 18 municipios, incluido Ezequiel Montes, que gobiernan desde 2018.

Mientras que en Oaxaca destituyeron de la coordinación parlamentaria a Delfina Elizabeth Guzmán por buscar reelegirse. Los inconformes aseguran que en muchas de las candidaturas quedaron cercanos a Ulises Ruiz y contrarios a Morena.

Cuando el partido designó a la Alcaldesa de Huajuapan de León, Juana Cruz, para reelegirse, los morenistas incendiaron llantas, bloquearon el pueblo y muchos renunciaron al partido.

En San Luis Potosí los grupos viven en pugna desde el año pasado, cuando rechazaron ir en alianza con el PVEM, y la reconciliación no ha llegado porque eligieron a una funcionaria de PRI, Mónica Rangel, como candidata a la Gubernatura.

Hace apenas unos  días renunció al partido el senador Primo Dothé Mata y aseguró que Morena se convirtió en “un sector de la mafia criminal”.

En Nuevo León, a dos semanas de la elección, el candidato a la Alcaldía de Monterrey, Víctor Fuentes, renunció por diferencias con el partido.

El proceso para elegir candidatos a Gobernador dejó varios heridos, quienes acusaron opacidad y simulación, pues consideraron que desde antes de lanzar la convocatoria, Delgado ya tenía las candidaturas.

De hecho, varios abandonaron el partido y a otros les dieron candidaturas a diputaciones.

Entre otros candidatos cuestionados están el diputado Saúl Huerta, quien es acusado de abuso de menores y buscaba reelegirse, y el ex panista Xavier Nava en San Luis Potosí, quien había manifestado diferencias con el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Así como Rogelio Portillo, candidato a la Alcaldía de Huetamo, Michoacán, buscado por la DEA; Bennelly Hernández, aspirante a una diputación por Zacatecas, detenida en 2015 con un millón de pesos, y Mauricio Toledo, acusado de enriquecimiento ilícito, quien compite por el PT dentro de la coalición.

Y en Guerrero, Salgado Macedonio, acusado de violación, dejó a su hija en la candidatura, lo cual fue avalado por el propio Presidente de la República.

En enero, la dirigencia preveía que de las 15 gubernaturas en disputa, al menos ganarían en 13; sin embargo, las últimas encuestas coinciden en que en seis tienen un empate o en tres una cómoda ventaja.

En Nuevo León, desde el primer momento los morenistas rechazaron a Clara Luz Flores como su candidata a la gubernatura, las pugnas internas fueron en ascenso y la ex priista bajó hasta la tercera posición.

En Campeche y Chihuahua, Layda Sansores y Juan Carlos Loera llevaban una cómoda ventaja en los sondeos, pero en el primer caso pasó al tercer lugar y el segundo está prácticamente empatado con la candidata del PAN.

Bajo el argumento de que no hicieron precampaña, la dirigencia nacional de Morena determinó no registrar a sus precandidatos y avaló que cientos de ellos no presentaran informes de gastos.

Esa decisión provocó que una veintena de morenistas ya designados perdieran sus candidaturas, entre ellas la de Guerrero, Michoacán y alcaldías importantes.

En varios estados reportaron que los registros de abanderados se dieron el último día, con deficiencias en el papeleo, lo que motivó el retraso de constancias.

A eso se suma el retraso de inyección de recursos a las campañas de gobernadores.

Una de las primeras acciones de Delgado fue enviar delegados –senadores y diputados–, algunos con funciones de presidente, a los 15 estados donde se elegirán gobernadores.

No obstante, en lugar de apagar el fuego, lo avivaron, pues llegaron imponiendo reglas y repartiendo candidaturas, lo que generó enojo de los morenistas, así que ante el fracaso de la estrategia algunos fueron removidos.

Por ejemplo, en Nuevo León, la dirigencia retiró al senador Julio Menchaca, para colocar a Viridiana Hernández, cercana a la secretaria general del partido, lo que también provocó inconformidad; en Querétaro, el diputado Miguel Ángel Chico también fue sustituido por Mauricio Ruiz, y en Guerrero, Salomón Jara fue retirado del cargo.

En los últimos meses, en otras entidades prioritarias también se nombraron dirigentes, en un intento de unir al partido en la recta final de la campaña.

FUENTE: REFORMA.COM

Entrada anterior

Continúa novela en Morena Querétaro; vuelven a mover candidaturas

Siguiente entrada

VIDEO - Celia Maya choca con Arturo Maximiliano por propuestas de campaña