Inicio»Nacional»Al menos 1,928 personas han muerto por COVID-19 fuera de un hospital en CDMX

Al menos 1,928 personas han muerto por COVID-19 fuera de un hospital en CDMX

0
Compartido
Pinterest Google+

La alta ocupación de hospitales, falta de coordinación en el sistema de salud y miedo a morir en soledad son algunas causas por las que personas no llegan a la cama de un hospital, advierten expertos.

El cuerpo de Luis, de 62 años, colapsó en tan sólo una hora el 5 de enero, tras 18 días de padecer COVID-19. Su familia llamó al 911 una docena de veces para pedir una ambulancia desde Coapa, Coyoacán, para trasladarlo hacia algún hospital con la esperanza de salvarle la vida, pero la ayuda nunca llegó.

Sergio García García explica que su hermano pensó en un primer momento que tenía una infección del estómago, pero al empeorar acudió el pasado 19 de diciembre a hacerse una de las pruebas gratuitas que realiza el Gobierno de la Ciudad de México, la cual confirmó que tenía el virus.

Primero intentó sobrellevar la enfermedad en casa, sin embargo cada vez le era más difícil respirar y para el 21 de diciembre ya necesitaba oxígeno. A partir de ese momento comenzaron a llamar cada tercer día al 911 y Locatel, centro que concentra la atención de emergencias por COVID-19 en la Ciudad de México.

“Supuestamente un médico lo valoraba, pero la valoración era ‘quédate en tu casa’”, explica Sergio.

Entre Navidad y Año Nuevo, la familia de Luis se formó a diario durante las madrugadas en el punto de distribución de INFRA en la Colonia Escandón para rellenar los tanques de oxígeno y contrataron una enfermera para vigilarlo las 24 horas.

También se endeudaron con 70,000 pesos para comprar dos concentradores de oxígeno desde Durango y en su desesperación, incluso le aplicaron células madre por recomendación de un médico que ahora Sergio califica como “un charlatán”.

Los primeros días de enero parecían verse signos de esperanza, pues la oxigenación de Luis se estabilizó, pero el 5 de enero de nuevo le faltó oxígeno y su corazón no resistió más.

“De repente le subía el nivel de oxigenación, le bajaba de nuevo hasta que le dio un infarto”, indica su hermano Sergio.

FUENTE: EXPANSIÓN.POLÍTICA.COM.MX

Entrada anterior

México roza las 160 mil muertes por Covid-19

Siguiente entrada

Lo que caiga es bueno; Diputada de Morena en Querétaro se inscribe para ser candidata a diputada federal y a alcaldesa capitalina