Inicio»Nacional»Renovación De Una Mansión Histórica En Un Hotel Boutique

Renovación De Una Mansión Histórica En Un Hotel Boutique

0
Compartido
Pinterest Google+

Firmas de arquitectura anónimas y JAHS han completado el renovación de una mansión neocolonial del siglo XX en Querétaro, México, transformándolo en un diseño único hotel. Apodado Tá hotel de diseño, el proyecto se encuentra justo enfrente del jardín guerrero, un sitio designado por la UNESCO como patrimonio cultural. Todo el concepto arquitectónico se basa en cuatro estrategias fundamentales: trabajar con elementos preexistentes, realzar las texturas y patrones de nuevos materiales, introducir vegetación en todo el proyecto y mantener las paredes y techos neutrales para enfatizar la individualidad de cada espacio.

La renovación por anonimous  y JAHS aprovecha al máximo los elementos preexistentes, al desnudar las paredes del patio y del pasillo para revelar sus procesos, texturas y colores. los arquitectos también rescataron las tejas de la azotea inclinada para reutilizarlas como protagonistas en los muros que esconden las salas de máquinas del patio de la piscina. mientras tanto, la piedra de cantera gris regional fue estriada y cincelada para formar el piso exterior a nivel del suelo. los interiores cuentan con pisos de madera de roble que están dispuestos en un patrón de espiga con tonos que cambian a medida que se acercan a las habitaciones. arriba, una tarima de madera IPE abraza las estancias con celosías de acero color bronce en las fachadas y pérgolas de los nuevos pabellones, elevando las vistas hacia el contexto inmediato.

La vegetación se introdujo como un elemento compositivo a lo largo del proyecto. los dos patios cuentan con acacias locales en amarillo, azul y violeta, lo que le da carácter y sombra. un nuevo jardín en el piso superior exhibe nandinas, árboles castos, aralias, helechos, espárragos, jazmines, cepillo de botella y romero para suavizar la dureza del sol Querétaro en la azotea, mientras que un suculento jardín florece en lo alto de las salas de máquinas.

En todo el proyecto se respetó en todo momento el exterior de la vivienda y la estructura preexistente. los arquitectos trabajaron en estrecha colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia para preservar la calidad histórica de la fachada y no alterar su identidad. el proceso constructivo de estuco incorpora técnicas históricas y gris aromo, una tonalidad muy clara y terrosa que crea una mirada atemporal y respetuosa con el contexto inmediato y el verde de la plaza jardín Guerrero. el hall de entrada termina en un gran mural, obra del artista Mario Oliva.

En el interior, las proporciones íntimas del área de recepción enmarcan el pequeño patio que también sirve como vestíbulo al aire libre. a partir de este momento, el recorrido del proyecto se transforma en una galería de exposiciones temporales de artistas locales y extranjeros comisariada por los creadores del proyecto.

La distribución original de la casa consta de dos patios en el primer piso, alrededor de los cuales se disponen once habitaciones, áreas comunes y de servicio. hacia el este, el patio que antes era el garaje de la casa se transformó en un lugar de encuentro, conformado por una alberca jacuzzi con área de regadera, un bar y un restaurante con terraza al aire libre. al otro lado, seis de las once salas se distribuyen alrededor del patio occidental, mientras que dos de ellas están conectadas directamente con la zona de reuniones. el lobby, la cocina y las áreas de servicio están ubicadas en el mismo nivel.

Cada una de las seis habitaciones de la planta baja es única en su diseño, tamaño, mobiliario y disposición. cada baño destaca un tratamiento diferente de la cerámica porcelanosa en texturas, colores y formatos, enfatizando la individualidad de cada estancia. cinco de las habitaciones son suites y una habitación tiene dos camas individuales. Dentro de las habitaciones que están diseñadas principalmente para adultos, las áreas para dormir y bañarse tienen diferentes proporciones y tamaños para producir relaciones que a veces son abiertas y otras más privadas.

La planta alta se conecta a través del patio oeste en un espacio de doble altura donde se ubican las escaleras principales. esta circulación vertical es el elemento arquitectónico que une el elemento preexistente con la nueva intervención contemporánea; sus proporciones recuerdan a los visitantes los patios de los edificios vecinos y también revelan las texturas de los muros de ladrillo de la construcción original. este nivel contiene cinco habitaciones, la más grande ubicada en el extremo oeste del hotel. cuenta con una terraza privada y jacuzzi donde los huéspedes pueden disfrutar de los colores del atardecer Querétaro y una mayor relación con el aire libre. al este, separados por el vacío del patio, están los otros cuatro cuartos. cada uno está equipado con una terraza privada que aprovecha la luz del sur y la vista panorámica de la ciudad.

El interiorismo del hotel, realizado en colaboración con el arquitecto Jesús Andrés herrera soto, se caracteriza por una mezcla ecléctica de materiales, colores y estilos que interactúan con la neutralidad de la arquitectura. los colores brillantes y transparentes de los accesorios de kartell, las texturas finas y los colores llamativos de los muebles de Paola Lenti, el diseño de iluminación de artemide, flos y vibia, y las obras vibrantes de diferentes artistas juegan con la madera de nogal, roble y álamo que adornan el cabeceros, burós, escritorios y closets en las habitaciones y en algunos de los espacios comunes del hotel. En la barra, diseñada por Crioll Studio, la losa de madera de chopo fue tratada con un revestimiento de resina que se superpone a una serie de bloques grises de cantera de la región.

 

 

Fuente: Cabrera Raíces

 

Entrada anterior

Familia de Rosario Robles exige a Fiscalía de CDMX no dar carpetazo a denuncia por licencia apócrifa

Siguiente entrada

El accidente del tráiler que transportaba a migrantes "es el peor en mi vida", dice médico voluntario